Asociación Serranía de Guadalajara

I Ciclo de la Primavera – II Ruta de la Jara

Un auténtico éxito. Esta es la única forma de calificar la segunda edición de la ruta de la jara, que se desarrolló el pasado sábado entre Campillo de Ranas y las pozas del Aljibe. Más de 200 personas –entre las que se encontraban numerosas autoridades autonómicas, provinciales y locales– se quisieron sumar a esta iniciativa, que permitió disfrutar de un día de campo en medio de un tiempo espléndido. “El balance es plenamente satisfactorio. Hemos cumplido con creces el objetivo que queríamos: aprovechar la floración de la jara para conocer de cerca el entorno serrano” reconocía el presidente de la asociación Serranía, Raúl Conde, entidad encargada de impulsar la propuesta.
Los más de dos centenares de asistentes, que superaron con creces la asistencia de la edición anterior, no sólo pudieron disfrutar de un día en la naturaleza. También tuvieron la oportunidad de escuchar las explicaciones que, sobre los valores naturales del entorno, iban realizando los ingenieros agrónomos Carolina Lozano y Jerónimo Pérez. Y todo ello acompañado por la música de los dulzaineros Kalaberas y del grupo de José Antonio Alonso, que actuaron durante la jornada.
Por ello, el resultado de la iniciativa fue más que positivo. “Hizo un tiempo maravilloso: amaneció un día soleado con altas temperaturas. La primavera, después de tanta lluvia en invierno, ha dejado un paisaje extraordinario en la sierra” señalaba Conde tras la caminata. Este buen resultado de la actividad ha impulsado a barajar algunos itinerarios para la tercera edición de la ruta de la jara, que tendrá lugar el año que viene.
Reseñas:

II Ciclo de la Primavera – Conferencias

Además de la Ruta de la Jara, el II Ciclo de Primavera que organiza este año la Asociación Serranía de Guadalajara incluye la celebración de una jornada de información y de coloquio sobre la plaga de la “procesionaria” que este año ha afectado de manera especial a los pinares de repoblación de las serranías de Guadalajara. La charla tendrá lugar el sábado 5 de junio en el Centro Social de Valverde de los Arroyos, a partir de las 19.00 horas. La asistencia es gratuita. Antes del coloquio y de abrir turno a la intervención de los asistentes, intervendrán Sergio Cabellos, ingeniero de montes y Delegado Provincial de Agricultura y Desarrollo Rural en Guadalajara; El Dr. Rafael Serrada, catedrático de Selvicultura de la Universidad Politécnica de Madrid y un miembro de Ecologistas en Acción por confirmar al cierre de esta edición. El Ayuntamiento de Valverde y la Comunidad de Propietarios de Valverde han colaborado en la organización de esta convocatoria.
La procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de “Procesionaria” a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión. Es muy peligrosa en los grandes pinares, como los de la Sierra Norte de Guadalajara. A mediados o finales del verano las mariposas hembras ponen los huevos en los pinos. Se guían por la vista y el olfato para localizar las especies, posándose en sus acículas (las hojas de las coníferas, finas y puntiagudas). Ponen entre 100 y 300 huevos, que recubren con las escamas del abdomen, quedando todo como un conjunto único. En un mes, entre septiembre y mediados de octubre, nacen las orugas que se agrupan en bolsones, su refugio para pasar el invierno [ver foto adjunta]. Empiezan a alimentarse en el mismo lugar en el que nacen y según van acabando con la comida se trasladan a otras zonas donde construyen nidos provisionales de seda. Durante el invierno, al atardecer, salen en busca del alimento formando las hileras tan características de este insecto. Cuando llega el frío de la noche regresan a los bolsones donde se resguardan. Al terminar la época invernal descienden una vez más en línea, esta vez hasta el suelo donde se entierran y se convierten en crisálidas dentro de un capullo. Llegado el verano, las mariposas salen de la cápsula y, tras la cópula, volverán a poner los huevos en nuestros pinos.
Reseñas: