Asociación Serranía de Guadalajara

III Ciclo de la Primavera – Conferencias

Un total de tres charlas estaban previstas el pasado fin de semana en la Serranía de Guadalajara. Las tres versaban sobre asuntos relacionados con la comarca más septentrional de la provincia y todas ellas obtuvieron un gran éxito, tanto de público como en las exposiciones de los intervinientes. La afluencia de personas fue amplia, y los temas tratados fueron de una gran actualidad e interés para todos los ciudadanos que asistieron a las mismas.
La primera de las citas tuvo lugar en Jadraque, en el salón de plenos del Ayuntamiento de la localidad. En este caso, el debate se centró en un tema cultural de gran relieve, como fue la estancia de Goya y Jovellanos en este municipio arriacense, corriendo la exposición a cargo del crítico literario y director general de la asociación de Escritores y Artistas Españoles, José López Martínez. Una idea que consiguió llenar el local en el que se desarrollaba y que fue organizada por el Consistorio jadraqueño en colaboración con la asociación Serranía.
Pero si esto ocurría por la mañana a orillas del río Henares, un poco más tarde, en Atienza, el que obtuvo un gran resultado fue José Luis García de Paz. Este experto en patrimonio y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid platicó sobre el legado monumental de la sierra norte que, en la actualidad, se encuentra desaparecido. Como ocurrió en la conferencia de la mañana, De Paz consiguió un magnífico resultado, ya que su intervención interesó a los asistentes, que abarrotaron la sala plenaria consistorial atencina.
La última de las charlas se previó un día más tarde, el domingo, y también cosechó un magnífico resultado. En la misma tres ingenieros agrónomos y miembros de la asociación de Ciencias Ambientales –Jerónimo Pérez Perucha, Carlos Morales y Alberto Navarro- expusieron sus ideas en torno a la gestión del agua en la Sierra. Los más de medio centenar de asistentes que colmaron el Ayuntamiento de Semillas –algunos de ellos llegaron a estar de pie durante las casi dos horas en las que se prolongó la actividad- se mostraron muy interesados en el tema tratado. De hecho, muchos de ellos expusieron sus dudas y preguntas, entre las que se encontraron las posibles consecuencias hídricas que podría tener la declaración del Parque Natural de la Sierra Norte.

 

Y aunque el interés mostrado en esta cita por los vecinos de la zona fue amplio, se echó de menos una mayor implicación de las instituciones. “A pesar de la insistencia para que expusiesen su punto de vista, ni el Canal de Isabel II, ni la Confederación Hidrográfica del Tajo, ni la Mancomunidad de Aguas del Sorbe han aceptado la invitación de la asociación Serranía de Guadalajara para intervenir en la iniciativa”, denunciaba Carlos Morales, uno de los participantes en la mencionada mesa redonda.

Pero situaciones como ésta no han impedido que, desde la organización de los mencionados encuentros, realicen un balance muy positivo del tercer Ciclo de Primavera. Un programa cultural impulsado por la asociación Serranía de Guadalajara, que tuvo su primera actividad a finales de mayo de la mano de la Ruta de la Jara. Una marcha senderista que unió las localidades de Villares de Jadraque e Hiendelaencina y que, también, logró una muy buena respuesta. En toda esta labor, la mencionada entidad ha recibido el apoyo de múltiples organismos. Es el caso de los ayuntamientos de Hiendelanecina, Villares de Jadraque, Semillas, Atienza y Jadraque, así como la Diputación Provincial, y las asociaciones de Ciencias Ambientales y las Sibilas, de Atienza.
Pre-reseñas:

IV Ciclo de la Primavera – Conferencias

La localidad de El Cardoso de la Sierra acogió el pasado sábado una mesa redonda sobre la ganadería y la trashumancia en la Sierra de Guadalajara. El acto, organizado por la Asociación Serranía en colaboración con el Ayuntamiento de El Cardoso, sirvió para poner el colofón al IV Ciclo de Primavera, promovido por esta entidad y patrocinado por Adel Sierra Norte.
El coloquio sobre ganadería y trahumancia contó con la participación de Luis Miguel Domínguez, naturalista y productor de documentales; Óscar Prada, miembro de la Asociación de Ciencias Ambientales; Javier Colmenarejo, vicepresidente de la Federación Española de Pastores; e Isaías serrano, ganadero de Peñalba de la Sierra. El acto, moderado por Carlos Morales, de la Asociación Serranía, contó con la asistencia de medio centenar de personas, que presenciaron un debate vivo e intenso sobre un asunto central para la economía comarcal. Por parte del consistorio de El Cardoso intervino su alcalde, Rafael Heras.
La charla sirvió para poner encima de la mesa aspectos de la trashumancia y todo lo relacionado con la problemática actual de la ganadería extensiva. Asimismo, los ponentes también abordaron otros temas de trascendencia para el sector ganadero como la alimentación, el medio ambiente y la sostenibilidad de nuestro sistema productivo primario.
Conceptos como la “soberanía alimentaria” o los “acuerdos para la custodia del territorio” fueron expuestos por Óscar Prada haciendo énfasis en el recurso impagable que supone el hecho de que un ganadero, con su rebaño, mantenga limpio el monte mediante el pastoreo, evitando la proliferación de malezas y hierbas, limpiando caminos, manantiales y cauces y previniendo incendios. Además, destacó las posibilidades de la venta directa de productos ganaderos o agrícolas con garantía ecológica y sanitaria y a un precio ventajoso para productor y consumidor, como sucede en la Red Asturias Sostenible.
Por su parte, Javier Colmenero, de la Federación Española de Pastores, además de mostrarse orgulloso de su profesión, abogó por la ganadería extensiva frente a las “fábricas de carne” que son las granjas de cría y engorde actuales. Denunció la pérdida de especies ganaderas propias, de pastos tradicionales y el abandono de muchos de los 125.000 km que tienen las vías pecuarias en España. Tras la desaparición de ocho millones de ovejas, tres de cabras y dos de vacas en nuestro país, Colmenero subrayó que nos vemos abocados al consumo de productos de importación de Australia, Argentina o China que compiten ventajosamente, pero con peor calidad y precio, con los de nuestros ganaderos.
La pérdida de la identidad rural y de la autoestima, con la defensa de las diferentes especies, cultura y biodiversidad, fue abordada por el naturalista Luis Miguel Domínguez. “Conservación del medio y ganadería no son incompatibles sino todo lo contrario”, apostilló. Domínguez también defendió la figura del ganadero y de su ganado, paradigma de un producto de calidad y de origen natural, frente a la erosión genética de nuestras especies que tiende a la homogeneización en la producción y el consumo. “El ganadero, y también el trashumante, modelan el paisaje, conservan especies autóctonas y trasmiten un saber irrecuperable que se pierde un poco cada vez que uno de ellos abandona su profesión o muere”, apostilló Domínguez.
Finalmente, en nombre de los ganaderos de la Sierra, Isaías Serrano, recordó lo que supone vivir 24 horas al día en la naturaleza, así como sus momentos de ganadero trashumante. Lamentó que, muchas veces, las trabas administrativas o la defensa del medio ambiente mal entendida dificulten la posibilidad de ser ganadero. Serrano consideró que forma parte de la última generación de ganaderos de la sierra, al tiempo que recuerda que la protección de las especies debe pasar antes por la protección de los habitantes.
El acto se cerró con varias intervenciones del público sobre la compatibilidad entre la conservación del lobo y la actividad ganadera, sobre las trabas administrativas o sanitarias a la venta directa de productos o sobre la situación actual de la trashumancia. Estos asuntos provocaron un vivo intercambio de opiniones que reflejaron el interés que suscitan los temas derivados de la ganadería.
Vía: Guadaqué
Reseñas:

II Ciclo de la Primavera – Conferencias

Además de la Ruta de la Jara, el II Ciclo de Primavera que organiza este año la Asociación Serranía de Guadalajara incluye la celebración de una jornada de información y de coloquio sobre la plaga de la “procesionaria” que este año ha afectado de manera especial a los pinares de repoblación de las serranías de Guadalajara. La charla tendrá lugar el sábado 5 de junio en el Centro Social de Valverde de los Arroyos, a partir de las 19.00 horas. La asistencia es gratuita. Antes del coloquio y de abrir turno a la intervención de los asistentes, intervendrán Sergio Cabellos, ingeniero de montes y Delegado Provincial de Agricultura y Desarrollo Rural en Guadalajara; El Dr. Rafael Serrada, catedrático de Selvicultura de la Universidad Politécnica de Madrid y un miembro de Ecologistas en Acción por confirmar al cierre de esta edición. El Ayuntamiento de Valverde y la Comunidad de Propietarios de Valverde han colaborado en la organización de esta convocatoria.
La procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de “Procesionaria” a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión. Es muy peligrosa en los grandes pinares, como los de la Sierra Norte de Guadalajara. A mediados o finales del verano las mariposas hembras ponen los huevos en los pinos. Se guían por la vista y el olfato para localizar las especies, posándose en sus acículas (las hojas de las coníferas, finas y puntiagudas). Ponen entre 100 y 300 huevos, que recubren con las escamas del abdomen, quedando todo como un conjunto único. En un mes, entre septiembre y mediados de octubre, nacen las orugas que se agrupan en bolsones, su refugio para pasar el invierno [ver foto adjunta]. Empiezan a alimentarse en el mismo lugar en el que nacen y según van acabando con la comida se trasladan a otras zonas donde construyen nidos provisionales de seda. Durante el invierno, al atardecer, salen en busca del alimento formando las hileras tan características de este insecto. Cuando llega el frío de la noche regresan a los bolsones donde se resguardan. Al terminar la época invernal descienden una vez más en línea, esta vez hasta el suelo donde se entierran y se convierten en crisálidas dentro de un capullo. Llegado el verano, las mariposas salen de la cápsula y, tras la cópula, volverán a poner los huevos en nuestros pinos.
Reseñas: