Asociación Serranía de Guadalajara

Mesa Redonda Hiendelaencina 12 Mayo – Política Regional

Por Esther Fernández

El domingo 12 de mayo tuvo lugar en el Centro Social de Hiendelaencina una mesa redonda con representantes de la política regional organizada por la Asociación cultural Serranía de Guadalajara. Entre las candidaturas asistentes estuvieron PSOE representados por Julio García Moreno (Diputado provincial y Senador por Guadalajara), Partido Popular por Jesús Parra (Delegado de Turismo de la Diputación de Guadalajara) y por Unidas Podemos-Izquierda Unida-Equo, Juan Andrés Torrubiano (número 2 a Las Cortes de Castilla la Mancha). Se echó en falta la presencia de la formación naranja Ciudadanos y del grupo A.R.G.A. En la mesa también tuvo representación la asociación Serranía con la figura de Fidel Paredes, actual presidente y documentado conocedor del mundo rural. El acto estuvo moderado por la periodista Esther Fernández.

El objetivo principal fue acercar a los habitantes de la sierra de Guadalajara las propuestas que llevan los partidos políticos en sus programas electorales y asimismo darles a conocer de viva voz a estos representantes políticos las necesidades y carencias que existen en este vasto territorio de la serranía de Guadalajara. La participación ciudadana fue la nota dominante. Muchos de los asistentes querían expresar sus inquietudes, prioridades y preguntas en busca de soluciones realistas para el mundo rural. El medioambiente, la conectividad, la telefonía móvil, el abandono del campo, el trabajo y el emprendimiento, la educación, así como la vivienda, fueron los temas centrales que se trataron.

La conexión a internet y la telefonía móvil: asignaturas pendientes

Todos los partidos estuvieron de acuerdo en impulsar un plan estratégico con crédito real, fecha y realización para dotar de internet a los pueblos que aún no tienen conectividad y que a día de hoy son muchos en la serranía de Guadalajara. Como ejemplo a seguir, se habló de la Laponia en Finlandia. Y es que, a pesar de vivir en el siglo XXI, no todo el mundo parece tener el mismo derecho a la información, a poder utilizar ese gran invento que es internet y que sirve no sólo para mandar correos y escribir mensajes de WhatsApp.

Tampoco salió bien parada la telefonía móvil, muy deficiente en los pueblos de la sierra, incluida la cobertura de emergencias e incluso en pedanías a diez minutos de Guadalajara. Esta brecha digital es el panorama que se vive fuera de las ciudades, paradójico cuando no menos, cuando la tecnología 5G está a la vuelta de la esquina. ¿Igualdad de oportunidades? En este sentido, se habló de una inversión mixta público-privada, que obligue a las grandes empresas, para implantar un sistema de comunicaciones amplio que dote de internet y tecnología a los pueblos más necesitados y mejore las existentes. Y también de una redistribución de recursos de las zonas más pobladas hacia las más despobladas que no deben olvidarse.

Un problema estructural, la despoblación

Tema de gran importancia para el territorio y que lleva muchas décadas de abandono por parte de las administraciones. La España vacía que quiere ser escuchada, que necesita servicios y hacer la vida rural más atractiva a posibles nuevos pobladores que buscan un lugar para fijar su residencia. Sin dejar de lado a los habitantes que ya viven en el pueblo, la mayoría población envejecida y a veces dependiente. Los pueblos padecen esta enfermedad de la despoblación, se palpa en sus censos, en las desigualdades que hay en cuanto a servicios, educación, sanidad…

Entre las propuestas planteadas se habló de exenciones fiscales y bonificaciones para atraer a PYMES, emprendedores y autónomos al mundo rural. También salió a relucir el tema de la vivienda, inaccesible por los precios ascendentes que en muchos pueblos han adquirido las casas convirtiéndose en un artículo de lujo. Como crítica, la gente que asistió al encuentro, destacó que los ayuntamientos habían sido incapaces de fomentar la vivienda social durante los últimos años, con el fin de incorporar más pobladores con ganas de cambiar de vida. Sin olvidar a la gente mayor, jubilada en buena parte, que mantiene los pueblos y a los que se les ponen muchas veces trabas administrativas obligándoles a rellenar documentos digitalmente cuando carecen de medios y de formación para ello. O cuando desaparecen sucursales bancarias y farmacias de los pueblos haciendo muy difícil ir a sacar dinero o comprar medicinas para los más mayores. Es un problema circular porque si no hay habitantes cierran servicios, pero sin los servicios la gente en los pueblos no puede vivir.

El futuro está en el medioambiente  

En este tipo de encuentros el público siempre es una garantía de salud democrática y sabe reflejar sus preocupaciones, tales como programas con medidas de eficiencia energética y aprovechamiento de recursos, soluciones concretas para el empleo en el medio rural, proyectos educativos que revaloricen la cultura del mundo rural, un cambio de dinámica en las confederaciones hidrográficas… El agua, ese recurso tan escaso que en la sierra y en Castilla la Mancha siempre transvasan a otros lugares de la península sin un rédito económico que repercuta en los municipios de origen.

Sobre todo, se puso el foco en el futuro del medioambiente pues cumple un papel vital para nuestra subsistencia como especie. En estos momentos en los pueblos de la serranía de Guadalajara el balance de dióxido de carbono es positivo, lo que implica que las masas verdes captan más de lo que se emite a la atmósfera y asimismo proporcionan parte del oxígeno que necesitamos para vivir. El aire limpio del campo del que siempre se ha hablado… Mantener estos espacios naturales limpios conlleva un coste que no puede asumir solamente el medio rural, hay que encontrar fórmulas para que nuestros pueblos sean compensados por ello. Éste es el futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *